Andy García tras las huellas de Hemingway y Fuentes

Cuba 056

No es el único. Pero por ahora hay que mencionarlo a él. Andy García y sus sueños. Uno de ellos es reflejar cinematográficamente a Ernest Hemingway y Gregorio Fuentes en su vital interacción de años. El cubano americano García se guardó para si el papel del llamado canario de tres siglos, don Gregorio. Así es, nació a fines del siglo XIX y falleció en el XXI. En cuanto a Hemingway, hay que reconocer que fue representado muchas veces por actores de valía. En este caso García debió decidirse por John Voigt, tras alguna grabación de por medio del polifacético y talentoso Antony Hopkins, que su reemplazante debió repetir. Así planteado, a Voigt le toca personificar a un hombre, nada más ni nada menos que Ernest Hemingway, que era un duro por fuera pero tremendamente afectivo y sencillo por dentro. La humildad y generosidad de Hemingway para con Fuentes y el afecto de este por el escritor puede ser trasmitida por ambos actores de vasta experiencia en el ruedo fílmico. La cuestión es cuando podrá García cerrar el trabajo que está basado en un guión en el que colaboró Hilary Hemingway, sobrina del escritor.

Además  de Voigt en el papel de Hemingway y de García en el de Fuentes, hay un tercer protagonista indispensable que no se menciona con su debido peso y es el barco Pilar. Para esta ocasión han hecho una reproducción de él.  El Pilar, el origen de su nombre ha sido contado infinidad de veces, es el eslabón más fuerte que une al escritor con el pescador canario. Es también y todo aquel que navega lo sabe, el eslabón con el mar. Lo es con la belleza de este pero también con su dureza y severidad. Ya no es solo el viejo y el mar, es también el barco y el mar. El viento que silba entre la jarcia, el oleaje que conmueve, la inmensidad de una masa de agua que remite a la pequeñez del hombre frente a ella. Allí, en el Pilar, estos hombres, como tantos otros, salen mar adentro en busca de un pez, pero es también y ellos lo saben, la búsqueda de cada uno en un medio jamás dominado  por nadie, salvo por los dioses y demonios que lo habitan.

Habrá que ver como la película de García rescata el papel de este tercer protagonista. Su papel es diferente al de los humanos, pero en si mismo llega a ser tan humano como aquellos que lo habitan y conducen. Quizás el director logre que el alma del Pilar, que se halla a resguardo en dique seco allá en Finca Vigía, trasmita algo de su fuerza y de su historia a la reproducción que de el hicieron estos nuevos arquitectos de su pasada vida. Si es así, se habrá logrado una obra de arte completa y acabada sobre estos dos hombres y su barco. El tema, como ‘El viejo y el mar’, es sencillo. Por eso mismo es tan complejo y difícil su abordaje y su plena realización.

Del barco y sólo de él, me permito agregar una foto que fue tomada cuando el Pilar se hallaba en reparación hace unos ocho años. La conservo con mucho afecto. En ella solo aparezco yo. Pero yo estaba junto a alguien muy importante que era el restaurador de la embarcación. Persona excepcional si, pero por diversas razones no podía aparecer. Mis respetos y recuerdos hacia él.

¡Suerte Andy!, Porque el eje del tema no es técnico, ¡Es poético!, ¡Muy vital y muy humano!, si así lo quieres.

–==(())==–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>