Un recuerdo para “El viejo del mar”: Gregorio Fuentes Betancourt

Llegó la fecha. Luego Pasó. No me atreví a escribir esperando una buena nota. No llegó y no leí sobre él en este mes. El también había nacido en Julio, el Mes Heminguayano. En su momento fue portador de una parte de la  historia marina del escritor. Era más. Fue el timonel y navegador de su barco, el Pilar. También fue más que eso y no porque si. Yo diría ahora, fue mucho más significativo. El escritor tomó de el, en buena medida, hasta sus rasgos físicos para llevarlos a su obra más literaria, más afectiva y mas humana que iba a escribir. Lejos de toda guerra, lejos de toda sangre. El personaje al que le daba forma tomando a este individuo como referencia, aparecería luego como un arquetipo o un modelo que más tarde veríamos en tantas playas, puertos, riachos y muelles. Era un hombre que ni siquiera había nacido en Cuba sino en Canarias. Era como Hemingway, cubano por adopción, un cubano sato. Transitó por tres siglos y muerto Hemingway heredó su barco al que dejó en dique seco en Finca Vigía y no volvió a navegar en el. Cada aniversario de la muerte de Hemingway bebía un güisqui en su honor, ahí cerca, cerca de la que fuera su casa. Esto es en Cojimar, un lugar desde donde muchas veces partieron con el Pilar. Allí los pobladores fabricaron un busto del escritor. En fin, pasé por su casa cuando el ya no la habitaba. Había viajado para no volver. Se iba a encontrar con el capitán del Pilar y vaya a saber si en una de esas volvían a navegar juntos. La Corriente del Golfo los esperaba. El Pilar ya estaba dispuesto a salir luego que lo arreglara un experto. Un director de cine está haciendo una película y yo le advertí desde aquí que un personaje infaltable es el Pilar. ¡Cuidado! Los fantasmas que lo vigilan y protegen se harán  palpables si en la cinta no se hace justicia con este personaje con nombre de mujer.

He escrito unos cientos de palabras para decir todo esto que tenía ganas de vociferar. Es cierto que las debí escribir varios días antes para estar en el tiempo adecuado. Esperé demasiado. De todos modos un párrafo actual quizás reemplaza a miles de palabras no escritas.

El hombre que motiva estas expresiones se llama GREGORIO FUENTES BETANCOURT. Hace 118 años nació en Canarias el 11 de julio de 1897,  Para mi, afectivamente, ha sido, es y seguirá siendo “El viejo del mar”. ¡Feliz Cumpleaños Gregorio!

–==(())==–

Un pensamiento en “Un recuerdo para “El viejo del mar”: Gregorio Fuentes Betancourt

  1. Muy interesante descripción. Todo lo relacionado a Hemingway es historia y para mí que compartí momentos de mi infancia con él perdurarán en mi memoria por siempre. Nuestro amigo El Viejo Americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>