El mar, un puente que une a Estados Unidos y Cuba

Sin ninguna duda Hemingway hubiera aplaudido y desde luego participado de alguna  manera en la que se ha dado en llamar la regata “Havana Challengue” o “Desafío Habana”. Luego de cincuenta años, es decir medio siglo, barcos  deportivos norteamericanos compitieron con pares cubanos en aguas cubanas. Lo hicieron auspiciados por el Club Náutico Internacional “Ernest Hemingway” de la Habana, Cuba y cuyo Comodoro Don José Miguel Díaz Escrich y su equipo no escatimaron esfuerzos contando con todo el apoyo de los gobiernos tanto cubano como norteamericano.

Es así que en la organización binacional no se dejaron detalles de todo tipo. El conjunto de barcos norteamericanos salieron de Key West(Cayo Hueso) en la Florida. La flota estaba constituida por embarcaciones deportivas clase Hobbie Cat 16 (son catamaranes), 14 embarcaciones de apoyo a los deportistas y el lujo de dos réplicas de goletas del siglo XVIII que luego fueron engalanadas para admiración del público.

Los norteamericanos sumaron más de medio centenar de entusiastas navegantes. Entre ellos iba el alcalde de Key West, Craig Cates que desde el primer momento apoyó el proyecto y no vaciló en acompañarlo hasta la costa cubana. Pronto habrá otra regata con otras características llamada “Bone Island” pero esta vez la organiza el Club Náutico de Sarasota que también se halla en Florida

Mientras tanto y casi a un mes del Coloquio Hemingway en la Habana, barcos ferry se preparan en Key West  para partir rumbo a la capital Cubana, en tanto una línea aérea se apresta para cubrir dicho trayecto.

Todo esto era impensable hasta hace muy poco tiempo atrás. Sin embargo el diálogo Obama-Castro auspiciado por el Papa Francisco se traduce en estas primeras actividades que no por ser deportivas son de menor jerarquía. Lo expresado por Raúl Castro en su entrevista en Roma con el Papa significa un paso importante para todo el continente americano, incluso para los más escépticos.

Mientras tanto y no puedo menos que expresarlo conociendo ambos lugares, tanto Key West como La Habana, cuan significativo resulta que el reducido espacio de agua (unos 170 kilómetros) que separaban a estas naciones, sea ahora un puente que las une con esta competencia náutica y en poco tiempo más, lo harán con el Torneo Internacional de Pesca de la Aguja que lleva el nombre, ¡Como podría ser de otra manera!, “Ernest Hemingway”. Además en este concurso de pesca, el número 65°, estarán presentes John y Patrick Hemingway, nietos del escritor que residiera en la isla  durante 21 años. En esta ocasión sus nietos repetirán el primer viaje que hizo Hemingway a la isla en su barco Pilar, antes de fijar su residencia en la misma.

De paso, no hay que olvidar que este evento deportivo fue creado en honor del escritor que salía en el Pilar con su ayudante o contramaestre don Gregorio Fuentes a pescar agujas, allí nomás, en las aguas visitadas por tantos turistas y ahora por norteamericanos deseosos de conocer el lugar donde residió su compatriota.

No tengo dudas que “El Viejo” estaría contento por  “El Mar” porque hoy, atrás de todo ello, hay un símbolo de paz y hermanamiento de los países que colmaron su vida.

–==(())==–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>